El aceite vegetal es sencillo, eficaz y posee muchas virtudes. De esta forma, el aceite de afeitar sirve también para hidratar y preparar la piel para el rasurado o para calmar la abrasión de la cuchilla. Además del uso para afeitado, el aceite puede ayudar a proteger el rostro del frío del invierno y del sol del verano.

Gracias a una alta concentración, basta con pocas gotas para beneficiarse de sus cualidades. El aceite para el rostro es más absorbente que una crema, lo que evitar que tengamos que esperar.

Conviene elegir un aceite bio para estar seguros de su procedencia y de su calidad. Un aceite permite tratar el conjunto del rostro sin tener que preocuparse de las zonas específicas: un sólo cuidado para toda la piel.

En función del tipo de piel, se debe elegir el aceite más conveniente. El aceite de avellana o de jojoba son perfectos para pieles mixtas o grasas, mientras que el aceite de perilla, la de camelina o caléndula, que son ideales para pieles secas.

Artículos Relacionados