Basándonos en la verdad absoluta que, el cerebro es un músculo, al cual mantenemos en forma entrenándolo y por supuesto “alimentándolo” bien, es normal pensar que su “falta de mantenimiento” puede llegar a deteriorarlo.

La función de memoria se protege, principalmente, cuidando el cerebro. El desgaste normal de la edad se puede minimizar con las medidas adecuadas. También los efectos de diversas enfermedades. Como siempre, la prevención es fundamental en estos casos. Una correcta nutrición es esencial para que el cerebro se preserve y funcione adecuadamente. Hay alimentos que contribuyen específicamente a mantener la memoria en óptimas condiciones. Nada mejor que incluirlos en la dieta.

Los pescados son ricos en componentes esenciales como el Omega 3 y el Omega 6. Estos ácidos grasos son primordiales para nutrir y proteger el cerebro. El Omega 3 forma parte de la materia gris y de las membranas celulares cerebrales. Está constatado que su consumo frecuente favorece a mejores índices de aprendizaje y en un mejor estado de ánimo.

Los pescados, especialmente los azules, también son fuente de fósforo, otro de los componentes de las membranas neuronales. Todo en conjunto protege del deterioro cognitivo y de las enfermedades neurodegenerativas. Influye en la memoria y en la inteligencia en general. Lo adecuado es consumir pescado al menos dos veces a la semana.

Los frutos secos son otra gran fuente de Omega 3 y de fósforo. Además, tienen vitaminas del grupo B, magnesio y vitamina E. Todo esto los convierte en unos importantes complementos de la buena salud cerebrovascular.

Un punto importante es que los frutos secos son ricos en antioxidantes. Estos elementos sirven para retrasar el envejecimiento de las neuronas. Actúan contra los radicales libres, los cuales producen estrés oxidativo. Nada más saludable que comer un puñadito de nueces al día.

Los frutos rojos tienen un gran número de componentes que son excepcionales para la salud. Entre ellos se destacan los antioxidantes que protegen al organismo de los procesos oxidativos. En esa medida, previenen y moderan los efectos del paso de los años en el cerebro. Así mismo, mantienen la memoria y limitan el impacto de algunas enfermedades como el Alzheimer.

Adicionalmente, los frutos rojos contribuyen a mejorar la comunicación entre las neuronas. También tienen un importante efecto antiinflamatorio que evita el daño neuronal. Los expertos indican que las frambuesas son la opción más adecuada, ya que contienen mayor concentración de antioxidantes.

Aunque muchos prefieren mantenerse alejados del chocolate por su gran aporte calórico, la verdad es que este alimento ofrece muchos más beneficios que inconvenientes. Uno de ellos es la propiedad de estimular la circulación sanguínea en algunas áreas del cerebro. Esto, gracias a uno de sus componentes: el flavanol.

El flavanol es un elemento que ha probado tener excelentes efectos sobre la memoria, la fatiga, el insomnio y los signos de envejecimiento. Así mismo, fortalece la función vascular. Sin embargo, lo ideal es consumir el chocolate en sus formas más naturales. Cuando está muy procesado, pierde varias de sus propiedades.

Todos los alimentos integrales son magníficos para la salud y afectan positivamente el funcionamiento cerebral. Contienen altas concentraciones de ácido fólico y Vitamina B6. Ambos elementos contribuyen a mantener en buena forma al cerebro. Dado que tienen un elevado contenido de fibra, esta ayuda a regular los niveles de colesterol y de azúcar en la sangre.

El efecto de los alimentos integrales es el de mejorar la memoria y la concentración. Así mismo, facilitan el esfuerzo en etapas de alto trabajo intelectual. Por si esto fuera poco, también disminuyen el estrés. Lo ideal es que la alimentación diaria esté basada en productos integrales. Se estima que estos alimentos deben conformar hasta el 50% de la dieta.

Nuestro cerebro llega a consumir un 20% de la energía que conseguimos gracias a los alimentos. Con ayuda de un extra en vitaminas, minerales y ácidos grasos conseguiremos mejorar la memoria y rejuvenecer la mente. Se dice que el cerebro envejece 11 años por encima de la edad real, si no se cuida debidamente, la memoria, esa preciada facultad, se preserva mucho mejor en el marco de una dieta saludable.

Artículos Relacionados