Amantes del cine alternativo, entusiastas de la fotografía, les gusta la música indie y van en bicicleta. Esas son sólo algunas de las características más representativas del movimiento hipster, tan de moda en los últimos años y que nació a caballo entre los jóvenes aficionados al jazz en los años 40 y la Generación Beat de los 50.

Sin embargo, cada una de las peculiaridades procede de un lugar diferente del mundo. Por eso, Rumbo, la agencia de viajes online, propone cinco destinos turísticos para descubrir las fuentes originarias de algunos de los elementos hipster más destacados como los tatuajes, la indumentaria vintage, el transporte en bici, los espacios modernos y eco-friendly o la música indie.

Bruselas, el festival de la barba

La capital belga es el epítome del estilo europeo, ruta preferida de los estudiantes de Erasmus y ciudad de las barbas por excelencia gracias al festival organizado todos los años por la Orden del Mostacho. Los entusiastas de los barbudos tienen la posibilidad de asistir al festival en la plaza Manneken Pis, ubicada en la parte antigua de la capital belga entre las calles L’Etuve y Chene, junto la Grand-Place, en el que los participantes concursan en varias categorías según el estilo y cantidad para juzgar la calidad de su vello facial. Sus históricas calles y sus museos harán las delicias de los amantes del arte.

Canadá, el hogar de los leñadores y sus camisas

Más allá de la tradicional concepción colectiva del idílico paisaje rural repleto de montañas cubiertas de nieve, un predominante clima invernal y la asumida amabilidad de sus ciudadanos, Canadá es conocida por los leñadores y, por supuesto, sus camisas de cuadros. Allí se pueden comprar camisas de todos los tipos de cuadros y colores, haciendo las delicias de todo hipster. Además, uno de los barrios hipster por excelencia se encuentra en Toronto: Kensington Market, donde los amantes de la cultura urbana disfrutarán enormemente de sus paredes decoradas por infinidad de grafitis. Así mismo, Toronto acoge todos los años el Festival de Cine Internacional de Toronto (TIFF), una cita altamente recomendable para los viajeros aficionados a la cultura cinematográfica.

Ámsterdam, la ciudad de las bicicletas

Capital de los Países Bajos, Ámsterdam es la urbe del transporte ecológico. El 40% de la población se desplaza en bicicleta, una clara virtud de la ciudad para los incondicionales del medio de moda. Detrás de la Central Station, al otro lado del lago IJ, se encuentra la antigua parte industrial, que ha ido revalorizándose hasta convertirse en la zona más alternativa, cultural y artística de la región. Se llega a través de un viaje en ferry, en el que es recomendable llevar la bici para poder recorrer todas las calles y explorar la arquitectura vanguardista de sus edificios, las zonas verdes, y la escena artística local que converge en sitios como la galería Nieuw Dakota o el muelle NDSM, donde se ubica el mayor mercadillo de productos de segunda mano en Europa.

Nueva Zelanda, amantes de la tinta  

Nueva Zelanda es uno de los destinos más bellos del mundo y está compuesto de una gran variedad de paisajes que gozan de gran biodiversidad. Hogar de la tribu Maorí, estos fueron de los primeros en llevar tatuajes con el objetivo identificar la casta social y la historia familiar de su portador. Tradicionalmente, los hombres se los hacían en la cara, las nalgas y los muslos. Las mujeres, por lo general, en los labios y la barbilla. Además de la propuesta habitual, el turista urbanita y hipster se encontrará a sus anchas en la ciudad de Auckland, en pleno proyecto de regeneración de algunas zonas, como Ponsonby donde afloran cada día nuevos cafés o tener una experiencia única visitando el set de La Comarca –El Señor de los Anillos– situado en la región de Hamilton – Waikato.

Londres, la calle suena a música indie

Lugar de nacimiento de la música indie y capital multicultural de Europa. Londres, ha acogido y promovido durante muchos años la música independiente en locales como el club Marquee, el 100 Club o How Does It Feel To Be Loved?, un mítico club nocturno que hará las delicias de los hipsters que busquen una noche de música indie y soul. Los incondicionales de los Beatles tienen una cita inamovible con el famoso paso de cebra de Abbey Road, donde hace 45 años se fotografiaron los cuatro de Liverpool, y los coleccionistas que busquen tiendas de discos legendarias de Londres,  deberán dirigirse a Rough Trade Records, sello independiente fundamental para la escena indie y punk.

Artículos Relacionados