La prestigiosa cadena de hoteles Shangri-La lanzó en 2011 una nueva marca de hoteles de cinco estrellas de estilo “urban resort”, que destacan por su diseño único y no convencional estando llenos de funcionalidades nada corrientes en otros hoteles de esta categoría y siempre llenos de actividad e integrados en la vida social del entorno que les rodea y en los que se prioriza la cuidada atención al huésped tal como caracteriza a la marca madre “Shangri-La”. El hotel Kerry, que ha sido concebido por el célebre arquitecto y diseñador de interiores Andre Fu, busca ofrecer en un entorno donde predomina la luz exterior en todos sus espacios con grandes ventanales -incluidas las habitaciones- una estancia de lujo en un resort urbano en el que cualquier rincón puede ofrecer experiencias inspiradoras para sus huéspedes y visitantes.

LA MEJOR ZONA DE HONG KONG

El Hotel Kerry se encuentra ubicado en una zona inmejorable de Hong Kong, exactamente en el corazón de Hung Hom Bay, la zona ribereña de Kowloon. Situado entre el famoso distrito comercial de Tsiam Sha Tsui East y la nueva zona comercial de Whampao, que se está convirtiendo en el área chic y más europea de la ciudad, donde la gente más joven de la ciudad viene a realizar sus compras. El hotel, además, cuenta con las mejores vistas del famoso skyline de la isla de Hong Kong situada enfrente, algo que pocos hoteles pueden ofrecer.

EXPERIENCIA GASTRONÓMICA SIN PRECEDENTES

Uno de los servicios más apreciados del hotel es sin duda su extensa y variada oferta gastronómica. Pensada para ser ofrecida tanto a sus huéspedes como abierta a sus visitantes incluye hasta 5 espacios, todos ellos con un carácter totalmente distinto e innovador a la vez. En el gran salón del vestíbulo encontramos el Lobby Lounge, donde son ofrecidos menús ligeros de inspiración moderna basados en los platos rápidos tradicionales de Hong Kong, una variedad que sorprende por su exquisitez y sencillez. Situado también en la planta baja y con acceso directo al muelle, encontramos el Restaurante Dockyard, de concepción totalmente innovadora y especialmente pensado para el público más joven y dinámico. Ofrece hasta 10 espacios de cocina internacional y local distintos en un ambiente vivo y animado que hasta incluye un escenario para actuaciones en directo nocturnas. Dockyard permite realizar los pedidos de forma directa mediante una App de smartphone, Entre los estilos gastronómicos a escoger encontramos el mostrador de cocina thai, coreana, japonesa, china, hindú, las famosas hamburguesas “made in USA” y sin olvidar su increíble Cotton Cream, el kiosco donde se pueden pedir los dulces y pasteles más sofisticados que uno se pueda imaginar.

En el séptimo piso encontramos el Hung Tog, un distinguido espacio donde disfrutar de la cocina cantonesa contemporánea en un ambiente de época que transporta a sus clientes a través de la historia de Hung Hom. Muy selecto.

Sin duda, el restaurante que asombra a todos es el Big Bay Café. Un lugar que se transforma tres veces al día, primero para servir el desayuno de estilo continental o asiático si se desea. Con productos europeos como el jamón serrano o el queso de Parma, pasando por una selección de din sum hechos a mano y al momento por los cocineros hasta una gran variedad de platos asiáticos que convencerán incluso al más reacio en cambiar de estilo en sus desayunos. A la hora del almuerzo y cena, todo cambia. Pescado, marisco fresco, pasta, carnes al grill o asadas, todo preparado al momento y frente al cliente. La variedad de cocina japonesa y china es la que más triunfa entre los huéspedes extranjeros por la extraordinaria calidad gastronómica ofrecida. El colofón del Big Bay Café es sin duda la atención que el huésped recibe tanto de los camareros como de los cocineros.

Otro de los espacios para tomar un coctel justo al anochecer y disfrutar de las primeras luces del skyline de Hong Kong es sin duda el Red Sugar Bar. Tanto su espacio interior con grandes ventanales con vistas a la bahía como su gran terraza escalonada exterior, hacen las delicias de los más noctámbulos y de quienes deseen disfrutar de la inmensidad de Hong Kong durante la embriagadora hora azul que hipnotiza a todo el mundo por la espectacularidad de sus vistas. Son famosas sus cervezas artesanas y sus cócteles, con sus reversiones asiáticas reinventadas por sus excelentes bartenders.

SALUD Y BIENESTAR

El hotel Kerry siempre tiene presente el bienestar de su cliente, por eso ofrece el Kerry Sports Base Camp que va más allá de las típicas instalaciones de fitness de hotel y lo extiende a un estilo de vida activo más allá de las puertas del hotel. Un excelente centro de 300 metros cuadrados abierto 24h con los equipos de fitness más modernos, una piscina infinita exterior con vistas al puerto Victoria, jacuzzi, baños de vapor, sauna y spa, así como entrenadores personales a disposición de sus clientes para prestar apoyo.

LAS HABITACIONES

El hotel Kerry cuenta con 546 habitaciones y suites de las cuales más del 60% tienen vistas al horizonte de Hong Kong y al puerto Victoria. La media es de 42 metros, cuadrados por lo que son realmente grandes, más aun teniendo en cuenta que Hong Kong tiene el metro cuadrado más caro del mundo. Todas ellas de refinado diseño minimalista para hacerlas acogedoras y al mismo tiempo espaciosas.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE KERRY HOTEL HONG KONG

http://www.shangri-la.com/hongkong/kerry/

Artículos Relacionados