2017, EL AÑO DEL BARROCO CHECO. QUÉ VER

El arte Barroco es seña de identidad de la República Checa pues se desarrolló en Bohemia a principios del Siglo XVII y prolongó su influencia hasta la segunda mitad del Siglo XVIII. En apenas siglo y medio cambió el paisaje urbano, rural y natural del país, que previamente había quedado desolado tras la Guerra de los Treinta Años.

Es imposible detallar en tan poco espacio lo que hay que visitar y lo que nos vamos a encontrar en Praga en pocos días, a grandes trazos os podemos decir que son imprescindibles las visitas al Ayuntamiento de la Ciudad Vieja con el famoso Reloj Astronómico de Praga que indica, por ejemplo, la posición de los cuerpos celestes, muestra un calendario y unas figuras móviles o la procesión de los doce apóstoles en su desfile horario. Callejuelas serpenteantes del Barrio Judío, que conoces de las novelas de Franz Kafka, impregnadas de la antigua leyenda sobre el Gólem. Cafés tradicionales que tientan a sentarse un rato, tiendas de moda y el imprescindible mini crucero por el río Moldava. El Puente de Carlos y su torre Staroměstská están considerados como una de las edificaciones góticas más bellas de Europa. Fueron construidos al mismo tiempo por el arquitecto Petr Parléřy. La Iglesia de San Nicolás, la iglesia barroca más hermosa de Praga, en el barrio de Malá Strana. Jardines del Castillo, fuera del bullicio urbano, donde encontramos el mirador de Petřín con una altura de más de 60 metros, uno de los puntos más altos de la ciudad, y la pequeña Torre de Eiffel de Praga. mención a parte la tiene el Castillo de Praga, sede de príncipes, reyes, emperadores y presidentes, también el símbolo de la ciudad. La visita del castillo puede realizarse también de forma independiente y comprende, por ejemplo, el Antiguo palacio real, la exposición Historia del Castillo de Praga, la Galería de imágenes del Castillo de Praga, la Basílica de San Jorge, el Monasterio de San Jorge, la Galería Nacional de Arte, la Calle Dorada, las torres de Dalibor, de la Pólvora y de Mihulka, la mansión de Richter o el viñedo de San Wenceslao.

Cada uno de los barrios praguenses -Malá Strana (Barrio Pequeño) y Hradčany, Staré Město (Ciudad Vieja) y Nové Město (Ciudad Nueva)- tiene su ambiente peculiar y un encanto excepcional. Praga se presenta como una ciudad variable a la que le gusta cambiar de estilos: es romántica y apresurada, antigua y moderna, pero, sobre todo, es una ciudad totalmente cosmopolita, acostumbrada a recibir turistas de todo el mundo y en especial al español que tradicionalmente siempre ha sido muy bienvenido.

Si cuentas con poco tiempo, el barrio que es imprescindible recorrer a pie es el de Malá Strana, que además de continuar siendo centro histórico, no está tan abarrotado de turistas. Si empiezas a descender desde el Castillo de Praga llegarás hasta el barrio Malá Strana, donde se encuentra la mayor concentración de construcciones barrocas de Praga. Su símbolo, y probablemente el símbolo barroco de toda la ciudad, es la Iglesia de San Nicolás (kostel sv. Mikuláše). La parte más impresionante de toda la obra es el campanario, desde el cual hay unas espectaculares vistas del núcleo histórico de la ciudad. En el interior de la iglesia descubrirás todo lo que se puede esperar de la cumbre del Barroco: espectacular juego de luces y sombras, frescos ilusorios, rica decoración escultórica y casi 80 m de altura de cúpula.

GAYPRIDE 2017

La ciudad de Praga celebra un año más su gaypride entre el 7 y el 13 de agosto, eso es sin duda el gran evento del verano en la ciudad y uno de los más grandes del este de Europa. Prueba de ello es que el pride de Praga fué elegido en 2011 y 2012 como el mejor evento LGBT y en 2014 como la mejor campaña internacional de evento al aire libre. Conciertos con artistas de renombre, exposiciones de arte, conferencias, fiestas multitudinarias así como eventos deportivos de visibilidad son algunas de las actividades que se realizan durante estos días. El punto culminante llega con la gran manifestación que se celebrará el sábado 12 de agosto, desde la plaza de Wenceslao, pasando por el centro de Praga hasta el parque Letná. Más información: www.czechtourism.com

 

Viaje a Praga del 6 al 10 de agosto desde 650 euros Incluye: Vuelos, traslados, 4 noches hotel Beranke 3* con desayuno, excursión panorámica privada, 1 cerveza en cada cervezeria del itinerario, excursión privada al Castillo de Praga, entradas. Cena en cerveceria u Fleku (cervezas+menu platos). Más información en www.ViatgesTravelling.com

Artículos Relacionados