La época veraniega significa muchas cosas pero entre las principales destaca sin duda el calor

En pocos días comenzarán esas largas noches dando vueltas y vueltas en la cama antes de poder conciliar el sueño debido a las temperaturas nocturnas. Existe una abundante tipología de colchones, que en función de materiales y características nos ayudarán en la mayor o menor medida a conciliar el sueño con este calor.¡Toma nota de los modelos más eficientes!

1. Colchón de gel

Los colchones de gel son una buena opción para el verano puesto que presentan una capa de gel por uno de los lados, normalmente por el que dormimos, y por lo tanto permite que el calor desaparezca gradualmente a la vez que transmite frescor al cuerpo mientras duerme sobre él. Son también denominados viscogeles, y actualmente copan el mercado del descanso principalmente debido a su increíble confort, la forma en la que disipa el calor y el sudor, y finalmente su notable atractivo decorativo.

2. Colchón viscoelástico

Aunque el calor sea uno de los aspectos más importantes para determinar el colchón que vamos a utilizar en verano, no cabe duda de que el hecho de sea cómodo también es una clave de cara a obtener un descanso óptimo durante las noches. No obstante, sí es cierto que no es el más recomendable puesto que ofrecen una excesiva adaptabilidad al cuerpo, lo que se traduce en que habrá una menor transpiración y ventilación y por ende, más calor. Sin embargo, como la mayoría solemos tener este modelo en casa te vamos a recomendar algunos consejos para que con él también puedas descasar de forma eficiente; debes darle la vuelta, lavar los almohadones y vestirlo con sábanas frescas y ligeras con bajo porcentaje de algodón para que así tenga aspecto nuevo.

3. Colchón de muelles

Otra alternativa son los colchones de muelle, cuya eficiencia dependerá además de la funda y la cobertura que utilicemos en ellos. Ofrecen una mayor firmeza y además un potente frescor debido a que su núcleo permite la perfecta circulación del aire y por tanto las capas de amortiguación consiguen transpirar con total normalidad sin necesidad de aportar ninguna sensación térmica o de calor.

Estos son algunos de los colchones más recomendados por la forma en que consiguen disipar el calor o por lo cómodos que son. Si buscas reducir el calor decántate por un viscogel, si prefieres comodidad opta por un viscoelástico, y finalmente si no quieres ni una ni otra sino disfrutar en menor medida de ambas cualidades elige un colchón de muelles.

Artículos Relacionados